EL REINO DEL SINSENTIDO

Etiquetas

, , ,

toni-kross_1tw36alx3nokv1ra9kbdulb1wx

Entiendo que comenzar un artículo con “¿pero qué cojones?” no es lo más recomendable para fomentar la lectura, pero creo que no hay muchas más formas de empezar tras la confirmación de la marcha de Alonso al Bayern de Munich. ¿Pero qué cojones te pasa Florentino?.

Somos muchos los madridistas que envidiábamos la paz deportiva que se vive en otros equipos, más acostumbrados a una estabilidad y a reforzar dos o tres posiciones cada año en busca de la mejora. El Real Madrid es todo menos un ejemplo de normalidad, desde luego. Capaz de fagocitar a todo y a todos, esta vez el Real Madrid se ha fagocitado a sí mismo.

Campeón de Europa 12 años después, el Real Madrid había encontrado la fórmula y la ha seguido buscando. Este artículo de Valdano es de hace unos días, cuando ni se podía sospechar que Alonso acompañara a Di María y Diego López en la rampa de salida del transatlántico merengue.

El caso de Diego López es tan singular que ni siquiera perderé el tiempo en analizarlo. Económicamente es una catástrofe que Diego esté en Milán y se haya pagado 10 millones de euros por un portero suplente. Una catástrofe solo al alcance de Florentino Pérez.

Los casos de Di María y Alonso dan para más. Di María fue, quizás, el jugador clave en todos los éxitos de la temporada pasada. Fracasada la intentona de hacerle suplente con la llegada de Bale, Isco e Illarra, el argentino reconvirtió su rol y pasó de buen jugador a ser la clave de bóveda de la décima orejona. De extremo vertical, desequilibrante y desesperante, pasó a esforzado interior, guardián de Cristiano y virus indescifrable para las defensas rivales. Ojo a lo que voy a decir: en TODOS los partidos importantes del curso pasado, el mejor del Real Madrid fue Di María.

Xabi Alonso está en declive. La evidencia de su edad está ahí, la edad de Cristo asomada tras la esquina. La llegada de Kroos y los focos sobre el alemán -por dos partidos, cuidado- han terminado con Alonso haciendo las maletas rumbo al Bayern. Xabi Alonso había renovado hacía nada, lo que lleva a pensar que algo ha ocurrido que aún no sabemos. Se va seducido por Guardiola y obviando que Ancelotti lo mimaba como a nadie. ¿Por qué?

Florentino ha borrado de un plumazo dos terceras partes del centro del campo campeón. Para suplirlas llegan James (¿?) y Kroos, y el tiempo, como siempre, dará y quitará razones. Hay diarios partidistas que llevan dos días moliendo a palos a Di María. He llegado a leer que, tras Robinho, es la mejor venta del Real Madrid. Permítanme que me ria. James tendrá la labor imposible de hacer olvidar al fideo. No lo conozco lo suficiente, pero tengo la ligera sensación de que le va a quedar enorme la camiseta y que va a terminar jugando otro en su puesto. ¿Pueden 80 millones de euros calentar banquillo? Veremos…

Si alguna casa de apuestas deja apostar a que el Madrid incorpora un futbolista en lo que queda de mercado, servidor apostaría a que sí. Florentino no va a dejar así las cosas, necesita su cuota de pantalla.

Anuncios

LA ESPAÑA VENCIBLE

Iker-Casillas-Xavi-Hernandez_MDSIMA20120905_0169_4

España quedó fuera ayer del Mundial de Brasil. Lo hizo con el estrépito de quien cae desde la mayor altura que ningún combinado nacional hubiese alcanzado jamás. España era la perfección y dormía cama a cama con la gloria. España era invencible.

Desde ayer ya no lo es. O, más bien, desde que el viernes pasado el combinado `oranje´ sembrara tantas dudas en nuestro equipo como para borrar de un plumazo años y años de manual es estilo. España entró en el descanso de su partido contra Holanda siendo una, y salió siendo la sombra de su propia sombra. Irreconocible y apática, nuestra selección fue apagándose como lo hace los cuerpos viejos a los que ya solo el alma conecta con este mundo. Todos mirábamos el televisor atónitos, esperando un pase filtrado de INIESTA, un conejo saliendo de la chistera de Silva, o una arrancada gloriosa de Diego Costa. Nada de eso compareció tras el descanso de Holanda. 135 minutos de tortura que jamás de los jamases borrarán más de 2190 días de la más plena felicidad futbolera. 6 años de éxitos, de tiki-taca, de romper defensas y maravillar al mundo. 6 años de victorias y más victorias. De ganar, y ganar, y volver a ganar. De sembrar una impotencia fuera cual fuera el rival digna de todo análisis y estudio. 6 años de admiración del mundo que no se nos olvidarán jamás.

Suele decirse que las victorias tienen muchos padres, y que solo hay uno en la derrota. Este no será el caso. Según a quién preguntes, su criterio disparará sin perdón a una u otra cabeza de turco. Te hablará de la edad de Xavi, Xabi y Casillas. Te dirá que Del Bosque no dio pie con bola. Gritará el nombre de Iniesta en vano. Reclamará galones para Koke. Y, por qué no, clamará al cielo por los que no han ido.

Todo argumento es válido, y posiblemente todos tengan su cuota de razón para, combinados, dar con la receta de lo que ha pasado en Brasil a una selección que -recordémoslo- un año antes saliera como finalista de la Confederaciones derrotando a Uruguay y, sobre todo, a la Italia que tanto suena hoy.

No seré yo quien critique a Del Bosque. Yo hubiera hecho lo mismo. Igual que haría lo mismo si fuese seleccionador de baloncesto y tuviera la duda de si Navarro está o no en óptimas condiciones. Ante la duda, recurriría al soldado que ha demostrado su valía en miles de campos de batalla, en miles de horas de servicio a una causa que tanta alegría ha dado. España juega en Septiembre el mundial de baloncesto en casa. ¿Sabéis quién va? La generación de oro. Un día fallarán, y no debemos lamentar que hayan ido ellos, sino que se nos acaba otra generación irrepetible.

Puede que Vicente Del Bosque haya pecado de eso, llevando a demasiada vaca sagrada. Pero solo él ha entrenado a ese grupo y por tanto sólo él está en condición de saberlo. Yo, como digo, hubiera hecho una selección muy parecida.

Tampoco seré yo quien diga que algunos están acabados. Un mal año no es sinónimo de ello, por más que así nos lo quieran vender. ¿Cuántos futbolistas están a un nivel increible a los 34 años? ¿Habéis visto a Pirlo?

Dicho todo esto, quiero dejar también un mensaje a los que están vetando todo tipo de crítica a la selección. Cierto es que nos han dado 6 años de alegrías, pero también que se les ha reconocido más que a nadie. Hay que saber aceptar la crítica, siempre que ésta sea fundada y constructiva. Por poner un ejemplo, si yo voy a comprar naranjas a una frutería que siempre me las da buenísimas, pero un día me las vende podridas, lo normal es que vuelva y le diga al vendedor “oiga señor, esta vez se ha equivocado usted”. Eso no quiere decir que vaya a dejar de comprar en esa tienda, puesto que sé que su fruta es estupenda. Siguiendo con la comparativa, criticar los fallos de Casillas no es ser menos español, sino decirle a Iker “oiga señor, esta vez se ha equivocado usted”, para después seguir a su lado parada tras parada.

Acabo la reflexión como la empecé. Alabando a un equipo que ha sido maravilloso, con sus virtudes y sus defectos, y recordándole a la diosa fortuna que tras este mundial tenemos el bonus en positivo. En estos torneos la suerte juega un papel muy decisivo y, por qué no decirlo, la hemos tenido toda en contra.

EL TEATRO DE LOS SUEÑOS

Hace años que el Real Madrid sueña. Lo hace, como no, con la décima copa de su competición preferida, esa Champions League que antaño llevara un nombre más castizo. La Champions, para algunos, será siempre la vieja Copa de Europa, seguramente los mismos que piensan aún en pesetas a la hora de hacer un desembolso de más de 6 euros.

Hoy, decía, sueña el Real Madrid. Lo hace en un escenario que ha presenciado algunos de los mejores partidos de la historia del balompié. Un campo con olor a fútbol grande, olor ese que los petrodólares aún no pueden comprar. Old Trafford es sinónimo de grandeza, de equipo inglés, de presión de una grada en la que Los Red Devils tienen su guarida.

Uno, que es mayor para conocer ciertas cosas pero jóven para muchas otras, creció con el Manchester de Cole, Cantoná y compañía. ¡Qué coño! Giggs era esa compañía. El extremo galés sigue en activo dando un auténtico ejemplo de lo que un deportista de élite puede conseguir si se cuida. Giggs, veloz puñal en otra época, ha sabido compensar la inevitable pérdida de velocidad con veteranía, centrando su posición y convirtiéndose, incluso, en pivote en el centro del campo. Grande Ryan.

El partido será cerrado, que nadie se engañe. Al Madrid le sirve un gol y al Manchester ninguno, por lo que los excesos quedarán para otras ocasiones salvo que el duende del fútbol nos regale un tanto en los primeros compases. Ahí sí, la locura sobrevolaría el césped y se desatarían rayos y centellas entre dos equipos hechos a golpe de martillo. La seda pasará de puntillas esta noche en el viejo Old Trafford. Özil será el exponente máximo de la caricia frente al músculo que se concentrará a su alrededor, donde cuerpos de élite (Valencia, Rooney, Ronaldo,  Van Persie) se fajarán de lo lindo en un choque eléctrico. Saltarán chispas.

¿Favorito? Para mi el Manchester, por aquello de que juega en casa, por mucho que el estado de gracia de Ronaldo (balón de oro 2013 sin discusión por el momento). Ya sabéis lo que suele pasar con los arbitrajes en la Champions, por lo que el Madrid necesitará de un partido casi perfecto para pasar de ronda. Fútbol tiene, ¡desde luego!

Regate de Redondo y gol de Raúl

MOURINHO TIENE MUCHO TRABAJO (Y MUCHO MORRO, DICEN)

Etiquetas

, , , , ,

Mourinho no fue a la gala del balón de oro. Para qué, debió pensar, si no le iban a dar el premio a mejor entrenador y, además, un jugador del eterno rival del equipo que dirige era favorito para llevarse el galardón a mejor jugador por delante del buque insignia de su equipo, y compatriota, para más señas.

Pues no, yo a eso no voy, que lo va a ganar Del Bosque, y además va a estar Guardiola, debió pensar el bueno de Mou. Y no fue. Y lo anunció antes, por si acaso alguno dudaba de que no quedar primero no era lo que más le gustaba del mundo. Y se quedó tan pancho. “Tengo mucho trabajo”. Lo curioso del caso es que Mourinho, en el rato que duró la entrega del dorado y adorado trofeo, estaba viendo entrenar a su hijo, y las portadas de los diarios más prestigiosos del mundo (las deportivas, se entiende, que las otras están copadas por las malas noticias irremediablemente desde hace años) se lanzaron a proclamar que Mourinho había mentido, que de trabajo nada, y que estaba tocandose las bolas en vez de adorar al mesías y sus cuatro bolas de oro.

Esos señores decidieron por cuenta y riesgo valorar que ver entrenar a su hijo no supone un trabajo para Mourinho, error en el que yo no pienso caer, pues no lo conozco y no soy quien para valorar si para el luso supone un esfuerzo mayúsculo estar en la banda contemplando las evoluciones de su descendencia. Tampoco sé si su descendencia tiene la menor idea de dar patadas a un balón, por lo que no puedo saber si para Mou consiste en un trabajo moldear una nueva estrella del balompié, de las de su gusto, del corte de Motta o Essién.

El caso es que Mourinho, que tiene al Madrid a 16 puntos del líder de la liga, que tiene una relación curiosa con el capitán de su equipo, que no fue a la gala del balón de oro, y que tiene un partido mañana, decidió que aparecer en rueda de prensa no era lo que más le apetecía. Joder, es que los periodistas españoles preguntan, y seguro que el de las gafitas ese al que recomendé sin éxito que me citara sus fuentes me dice que por qué no fui a aplaudir a Messi. Este pensamiento en cursiva es tan solo una conjetura de lo que debió pensar Mou minutos antes de la bomba de humo secundada por Karanka y rota tan solo por un pobre mandado que accedió a dar la cara para decir, con otras palabras supongo, que ya salía. El que salió, 5 minutos más tarde y según las escrituras (del AS) fue Xabi Alonso, que dijo que Mourinho y Casillas tienen una relación basada en el respeto. En el respeto a las discusiones, añado yo, sin que la base científica sea la que predomina en dicho añadido.

La moraleja del cuento, por si no os habéis enterado, y aún en modo ironía ON, es ¿quién son los periodistas para decidir qué es y qué no es trabajo para Mourinho?

LOS ENTRENADORES Y EL REAL MADRID

Etiquetas

, , , ,

Ayer me entró la curiosidad. Me dije a mi mismo: “joder, el camión este va a cumplir tres temporadas en el banquillo de mi equipo habiendo ganado una liga y una copa”.

Es verdad que me puse en el peor de los casos, que pasa por considerar que el Madrid no va a ganar la Liga esta temporada (¿?) y que la Champions no tendrá, de momento, un diez veces campeón. No tiene pinta, por mucho que el Madrid tenga argumentos de sobra para ganarla si la suerte se da un paseo por Chamartín.

El caso es que, cuando pasan estas cosas, en nuestro entorno de amigos tenemos la sana costumbre de abrir la Wikipedia. Lo hacemos para todo. “Joder, el camión este de Palop cuantos años tiene, ¿50?” Abrimos la Wikipedia. “¿Quién va a fichar a Villa si tiene treitaytantos años? Abrimos la Wikipedia.

Pues eso hice, abrir la Wikipedia para encontrarme con una asombrosa noticia: el Madrid no mantiene a su entrenador tres temporadas seguidas desde hace más de 20 años salvo en dos casos: Del Bosque y Mourinho.

Entrenadores del Madrid en los últimos 20 años

Entrenadores del Madrid en los últimos 20 años

Si tenemos un poco de capacidad de análisis vemos algunas cosas. El Madrid es de los clubes más inestables del mundo, puesto que pocos entrenadores repiten en temporadas consecutivas. Y lo es porque, hasta ahora, a nadie se lo había permitido el lujo de continuar en el banquillo tras no ganar, cosa que se está haciendo con Mourinho. Que sí, que ganó una Copa el primer año. Muy bien. Capello ganó la liga (dos veces) y le enseñaron la puerta. Heynckes ganó la Champions y le enseñaron la puerta. Y no digamos Del Bosque.

Ah, y el otro detalle divertido es ver que el entrenador con mejor porcentaje de victorias, por delante de Mourinho, es un buen tipo como Pellegrini.

QUÉ ES (Y QUÉ NO) UN CANTERANO

Etiquetas

, , , ,

Qué es un canterano. Esa es la gran pregunta que asalta a mi cabeza después de los kilos de tinta vertidos sobre la alineación del Barça ante el Levante. ¡11 canteranos! Proclamaban prestigiosos periodistas como Mr. Chip en las redes sociales, petadas de mensajes alusivos a lo que sólo el Barça consigue: un estilo propio a través de la cantera.

Estoy totalmente de acuerdo en el fondo de la cuestión, que no es otro que la consecución de un modelo casi perfecto entre estilo y resultados. Los futbolistas del Barcelona son clones de sus antecesores con la única diferencia del nivel existente entre un Xavi y un Celades, por poner dos ejemplos recientes.

En lo que difiero es en el concepto de canterano, porque si Pedro es canterano del Barça, Cesc lo es del Arsenal, Raúl del Madrid, y así hasta confeccionar una lista de tránsfugas que dieron el paso a las categorías inferiores de un club determinado cuando ya apuntaban a figura.

Por entrar en harina, dos ejemplos rapiditos: Pedro y Busquets, canteranos del Barça según las escrituras que, mirados con lupa, resultan cuanto menos sospechosos de haberse formado en lugares distintos a La Masía.

Pedro Rodríguez, Pedrito para los amigos, si la Wikipedia no me falla (o no ha sido manipulada, cosa de moda últimamente) nació en Tenerife en 1987. Juega de Extremo. Conocido en sus inicios con el apodo de Pedrito, se formó en un equipo local llamado Club Deportivo San Isidro. La temporada 2003/04 empezó a destacar con el equipo juvenil, anotando 35 goles en la liga de la categoría. Ese mismo año llegó a debutar con el primer equipo en Tercera División, a pesar de tener sólo 17 años. Al término de la temporada, en agosto de 2004, y tras participar en el Torneo Juvenil de Adeje, fue descubierto por los ojeadores del F. C. Barcelona, que decidieron incorporarlo a los juveniles del club azulgrana. Con 17 años. Vamos, que mamó la filosofía del Barça desde bebé.

Sergio Busquets (sí, sí, Busquets), también según la fuente universal de copia-pega, salvavidas de trabajos universitarios por doquier, nació en Sabadell, creció en Badia del Vallés y dio sus primeros pasos en el Union de Futbol Barberá, Unió Esportiva Lleida y Jabac de Terrassa, hasta que en 2005 ingresó en el fútbol base del F. C. Barcelona. En 2005 Sergio Busquets tenía (tachaaann) 17 años. En este caso no puedo hacer el chiste de que Sergio ha mamado el Barça desde pequeño, porque todos sabemos quien es su padre.

El caso es que no es oro todo lo que reluce y que el Barça, con una genial cantera, no siempre forma a sus discípulos desde pequeñitos. Para mí un canterano es Xavi o Cesc, o incluso Jordi Alba, que han pertenecido a las categorías inferiores -las de verdad- y han sido inculcados por maestros del Barça. Yo, qué quereis que os diga, no considero canterano del Madrid a Raúl, como tampoco a Cambiasso y Etoó. Esos son canteranos de talón. Y el Barça, aunque menos, también tiene.

15 AÑOS SON LA BOMBA

Etiquetas

, , , , ,

20 años no es nada, que diría Gardel en Volver, canción que inevitablemente viene al recuerdo cuando, como hoy, se celebra un acontecimiento que para muchos tiene un significado especial: 15 años con Juan Carlos Navarro.

Estar escribiendo sobre los 15 años de Juanqui implica irremediablemente que me estoy haciendo mayor, ya que desde que tengo uso de razón es, probablemente, uno de los deportistas a los que he seguido con conocimiento de causa desde sus orígenes, allá por finales de los 90, hasta su eclosión y apogeo.

Juan Carlos Navarro es el mayor talento baloncestístico que yo haya visto con la camiseta de España. Seguramente, si descontamos a los americanos, el mayor talento que hayan visto mis casi 30 años, veteranos pero precoces si de recordar a “Sabas” y Kukoc hablamos. No creo que ni Gasol, ni Nowitzky tengan su talento. Tienen otras cosas, quizás incluso sean más determinantes, sí, pero lo de Juan Carlos es talento natural.

Juan Carlos debutaba contra el Granada tal día como hoy en el año 97. Por aquél entonces Juan Carlos era una ardilla. Un chico espigado con la velocidad que el tiempo ha sustituido por fundamentos. Saltaba en el último cuarto y el Palau terminaba coreando su nombre. 10 minutos bastaron para lograr una comunión que no se rompería nunca.

Navarro, aún sin el papel estelar que ahora tiene, trajo la Euroliga al Palau. Componente de un equipazo tremendo, Navarro deslumbraba incluso con Bodiroga y el mejor Jasikevicius a su lado. Su forma de enchufar, pero también de fallar -cuántas veces le hemos visto fallar un triple y tirar otro-, le han hecho especial para los amantes del baloncesto. Navarro no tiene término medio, es un estallido seguro.

Juan Carlos lo ha ganado todo. El mundial Junior fue el vaticinio de algo grande, pero ni el más optimista hubiera soñado tan alto. Un Mundial absoluto, dos platas olímpicas, dos Euroligas, 7 Ligas ACB, exhibiciones de todos los colores y sabores sin importar el rival que tuviera enfrente. Navarro es quizás el único que puede presumir de haber desquiciado la defensa de Diamantidis, pero también es el autor de más de una treintena de puntos en varios partidos calientes de la selección, el más reciente el de Macedonia:

“Si frente a Eslovenia, Navarro anotó 17 puntos cuando todo el equipo rival sólo sumó 14 puntos, este viernes el escolta encendió la mecha de la victoria con un cuarto casi perfecto: 19 puntos con 7/10 en tiros de campo (incluyendo 3/4), cuatro rebotes y una asistencia… y mientras tanto Macedonia se quedó en sólo 17 puntos. Por segundo día seguido en un cuarto Navarro anotaba más puntos que el rival.”

Navarro siempre aparece cuando más se le necesita. Que crecían las críticas a la Selección por estar jugando un baloncesto horrible, aparecía Navarro al rescate y empezaba a meterlas desde todas partes. Que es imposible ganarle a EEUU con todas sus estrellas, aparece Navarro y nos hace soñar hasta el último minuto. Y así hasta hacerme llevar un rato escribiendo una parrafada sin ser capaz de escribir todos los buenos ratos que me ha dado.

Hoy se cumplen 15 años de este genio silencioso, escapista de portadas y menciones; del nacimiento de una estrella, de la llegada de un capitán. Gracias, Juanqui.

Para Poliyo: “Navarro mete 30 triples seguidos en un calentamiento”

Para todos:

REAL MOUDRIC

Etiquetas

, , , ,

Llegó Modric. Al final el poder de negociación de Florentino Pérez (¿?) ha dado sus frutos y tras meses de rumorología se concretó el traspaso. Como siempre, cada cual con sus cifras, nos quedaremos en el medio para no pasarnos. Inglaterra habla de 30 millones…de libras (38 millones de euros) más variables. España habla de 30 millones…de euros más variables. Sea como fuere un disparate por un futbolista cuyo nivel no debe distar mucho del de Beñat (15,5 millones ofrecen por él). Por una cuantía muy similar el Madrid descartó a Silva para la misma posición. La verdad es que sí, va a ser que es un negociador nato Florentino.

El fichaje viene de la necesidad de dar algo que llevarse a la boca al moudridismo. Los merengones de pro han visto como el equipo empezaba rematadamente mal el campeonato, con derrota contra el eterno rival de por medio. Valencia primero y Getafe después sucumbieron en la primera parte para reflotar después. El Barça directamente fue superior de principio a fin.

El problema del Madrid está en el centro del campo, es evidente. Pese a su calidad, empiezo a perderle la fe a un Özil cuyo físico es deplorabe para la alta competición. Hay partidos en los que no pasan 30 minutos antes de que empiece a necesitar una bombona de oxígeno. Aparte de él, solo Xabi Alonso y Di María son capaces de filtrar un pase al delantero, por lo que sin el alemán asistiendo el Madrid resulta ramplón y muy previsible.

A la espera de CR

Todo lo dicho anteriormente dejará de ser válido el día que CR coja su fusil. En ese momento el juego pasará a un segundo plano porque el portugués empezará a golear partido tras partido. Hasta entonces, mientras el resto no suba un escalón su nivel, los blancos están abocados a sufrir…

DEFENDER LO INDEFENDIBLE

Etiquetas

, , , , , , ,

Las tertulias de bar no hablránan hoy de otra cosa que no sea la derrota de ayer del combinado español de baloncesto ante Brasil. La posibilidad de que España se dejara ganar flotaba en el ambiente y los propios jugadores eran los más enérgicos al decir que ni hablar, que de perder nada, que ellos saldrían a ganar. Y así fue durante unos 9 minutos.

España comenzó el partido apabullando a Brasil, al igual que lo hiciera en su día con Rusia y con Gran Bretaña. Primer cuarto y partido resuelto. Pero no. Eso era antes, cuando todos los jugadores aportaban su granito de arena en pos de un éxito que siempre terminaba llegando. En esta Olimpiada sólo los pívots tienen el privilegio de lanzar a canasta, y eso se termina notando.

Esa es la razón de que España firme grandes primeros cuartos y se hunda con el paso de los minutos. Las defensas se apostan en torno al aro y llegan las ayudas y emboscadas sobre Pau Gasol. Cuando el bueno de Pau dobla el balón, nos encontramos con un panorama desolador. Nadie tira porque Navarro ha llegado muy justo y Rudy no las está enchufando. Alguna de Llull. Nada del resto. Calderón, que tan bien suele gestionar sus tiros, debería empezar a amenazar de fuera. Si no, estamos muertos.

Sirva como ejemplo el partido de ayer. Lo dijo el comentarista de TVE, probablemente 100 veces mejor entrenador de lo que será nunca Scariolo. Hubo un momento en el que el marcador reflejaba un impresionante 57-57, solo que los 57 a los que se refería de España eran los puntos logrados por sus pívots. No sería mala noticia de no ser porque sumando los del resto no llegaban a 15. Ese desequilibrio es fatal e incomprensible. Nunca Rudy estuvo tan mal utilizado. Si por algo destaca el mallorquín es por su explosividad, y relegarle en “el basket europeo” al rol de tirador que tiene en la NBA es estúpido. Pero claro, tenemos a Scariolo de entrenador.

Sergio Scariolo. Un tío que se vende bien, como Capello. Que siempre ha tenido los mejores equipos y pocas veces ha hecho que jueguen a algo. Scariolo busca sus mejores armas y las explota una y otra vez. Eso es lo que vemos con Pau Gasol, al que se busca en cada jugada. El problema es que lo sabe todo el mundo y, cerrada la vía de Pau, hay pocas o ninguna opción alternativa. Ese es el entrenador que tenemos. Ese es el entrenador que nos tiene que llevar a la medalla. Yo solo espero que tomen el mando los jugadores.

Como habréis observado no tengo palabras para el tema del apaño. Supuesto apaño, perdón. O más bien la bondadosa derrota de España, porque si hubo apaño fue solo por una parte, que Brasil enchufó 31 puntos en el último cuarto y eso no se hace por casualidad. Yo con estos chicos por una vez prefiero mirar para otro lado. Si no, se me caerían tantos mitos que empezaría a cuestionarme seriamente lo del deporte…

PLAGA DE “LESIONES”

Etiquetas

, ,

Hoy, como cada mañana, he llegado a la oficina con algo de tiempo para el desayuno matutino. Me he acomodado en mi taburete y he ganado la fiera lucha por hacerse con el diario deportivo, en este caso el AS. Lo he leido con calma, casi pasando por encima de unas noticias monótonas, acorde con la fecha en la que nos encontramos. El baloncesto ha requerido mi atención para leer que Ante Tomic, exmadridista, toma el puente aéreo a Barcelona en lo que constituye un movimiento cuanto menos cuestionable. Pívot de 2,17, jóven y con fundamentos ofensivos como para ser una estrella, su apatía ha aburrido a los dirigentes. Cuestionable, ya digo.

Sin embargo en la siguiente página, casi entre líneas, he descubierto algo que me ha hecho gracia. Hay una plaga de lesiones pre-juegos olímpicos en el atletismo, lo que a servidor le suena a que se están enchufando o limpiando la sangre. Usaín Bolt anunció ayer que no volvería a competir hasta los juegos por unas molestias, lo mismo con Marta Domínguez, y Odriozola, cuestionado por ello, debió salir por patas para no decir lo que piensa. Ayer, que se hablaba de los últimos juegos olímpicos limpios ante la llegada de dopaje genético. Limpios. Como Armstrong. Me descojono.

PD: Bolt no ganó los trials de Jamaica. Veréis en los juegos…